Aguanieve en Madrid

Salí a comer y por la ventana veo como las gotas se hacen más lentas, hasta casi empezar a flotar. Sobre mi abrigo también se depositaban en su forma helada esas gotitas.