Las cosas que me olvidé

El cable de la cámara para bajar las fotos... y el lector me costó 45 euros.
El adaptador para cargar las baterias de la cámara... y el adaptador, todavía no lo conseguí.
La crema de afeitar... entonces me afeité sin crema.

Actualización: el adaptador lo conseguí en una ferretería cerca de donde trabajo. Costó un euro con setenta céntimos.