Adiós a Las Vegas

Me voy de Las Vegas con buenos recuerdos, recorrí bastantes casinos y eso fue una pequeña parte de lo que se puede llegar a ver. Los dos días seguíamos hasta las 5 am, mirando máquinas tragamonedas y algunas de las atracciones.



Me despedí con una seguidilla de juegos tipo parque de diversiones montados sobre la torre "Stratosphere", el vértigo casi no me deja subir, pero cuando vi una nena de 10 años adelante en la fila, tomé coraje y acepté mi destino.



En general, no encontré ningún juego que me gustara lo suficiente, aunque hubo algunos en los que estuve jugando y termine perdiendo 5 dolares. Como dijo un amigo, "para haber jugado en Las Vegas hay que volver con 500 dolares más o 150 abajo."



El mito de que la ciudad nunca duerme no es tan certero, a las 5 es una ciudad fantasma gobernada por las maquinas, poca gente queda dando vueltas.

Una cosa que me sorprendió es la alta temperatura, por la calle no se podía andar si no era dentro del auto con el aire acondicionado al máximo. Los estacionamiendos eran un horno, literalmente.

El resto de las fotos de Las Vegas...