Grand Canyon

El último parque nacional de la serie de tres. Este, superó cualquier expectativa y demuestra que hay muchas cosas en el mundo que todavía pueden sorprenderme bastante.

Es llegar manejando a través de un bosque y luego caminar apenas unos metros para encontrarse por sorpresa con un secreto impresionante. Cautiva una contemplación permamente y la experiencia obliga una admiración profunda. Era vértigo puro, emoción, a veces no podía convencerme de que haya algo tan vasto como el cielo aquí en la tierra.

Único.

En la primera parte de la visita, el día era increíblemente soleado y según un informe, la visibilidad era de aproximadamente 80 km. Había probabilidades de lluvia y se confirmaban con algunas nubes. Llegó a la tarde el momento de una tormenta aproximándose por el lado este. Imaginá el efecto de los truenos dentro de un cañón titánico y de las nubes en el medio de tu panorama, luego agregá un rayo descargando sobre las laderas.



Un paisaje que parece imposible. Los turistas desde todas partes del mundo invaden Arizona para tener a su alcance lo irreal de ese lugar. Quizá para este caso, las mil palabras sirvan más que una imagen.