La última cena

Es una fotografía del famosísimo mural de Leonardo da Vinci, una fotografía imposible de 16 gigapixel (o dieciséis millardos.)

Es muy interesante ver el detalle al máximo, como se quiebra con el tiempo y pierde el contraste. Cuando viajé a Italia no pude ir hasta Milán para verlo en vivo, será el próximo viaje.