El proyecto Manhattan, New York City

La idea era aprovechar el fin de semana con buen tiempo en la Big Apple. Para lo cual, conseguí un pasaje de avión de JetBlue, una aerolínea que no conocía y resultó ser bastante buena, el destino: New York City.

Hacía tiempo que no viajaba de tarde y podía ver el atardecer desde arriba del avión, el atardecer y el amanecer son espectaculares. Llegando al aeropuerto, la luna llena gobernaba el cielo y debajo la ciudad encendida, en un detalle del paisaje se veían fuegos artificiales.

Manhattan

Una vez abajo, me dí cuenta que no había traído instrucciones o planos de como ir a ningún lado, así que seguí a la masa, ellos debían saber. Terminé en un estacionamiento para empleados; volví el último paso atrás y encontré el Subway (London: Underground y en NYC: Subway, cada uno le pone como quiere.) Por suerte, me acordaba la dirección del hostal, compré una Metrocard y después de unas cuantas combinaciones llegué al lugar, el viaje en subte sale 2 usd. Ahí me encontraría con un amigo, que no apareció hasta la madrugada del otro día.

No sabía mucho de la historia de Nueva York, me sorprendió enterarme que los primeros europeos fueron los holandeses y el nombre original —para el área de lo que hoy es Downtown Manhattan— era efectivamente Nueva Amsterdam.

Un parque que no era el Central Park

Después de recorrer un poco los alrededores del hotel, decidimos apuntar al Central Park, obviamente fuimos en dirección opuesta y de hecho, encontramos un parque: pensamos en el Central Park. El lugar recibió el comentario «esto es como Palermo [Buenos Aires] pero más céntrico», las ardillas y gente corriento dominaban la población. El clima era mucho más agradable de lo que imaginé sería. Al ver el río (Hudson) llegamos a la sesuda conclusión de que ese no era el Central Park.

Chinatown, Little Italy, Harlem

Los barrios de Nueva York sí son como lo imaginaba, de golpe notamos que en las calles eramos los únicos blancos y efectivamente estabamos en Harlem; luego en Chinatown y después, en Little Italy que étnicamente es la menos definida de las zonas.

Dragones chinos

Algunas vidrieras de Chinatown me hicieron acordar al lugar donde me saqué la muela del juicio. Los precios para todo son mejores Chinatown. En la pared de una escuela en Harlem encontré un refugio para bomba atómica. Lo más fácil de encontrar en Little Italy son restaurants y sus terrazas.

Fallout Shelter

Central Park

El verdadero Central Park es enorme, inclusive hay semáforos dentro, para que la gente que corre y la que anda en bici no se mate. En el verde la gente camina, pasea al perro, toma sol, festeja cumpleaños y hasta hay algunas canchas. Los departamentos y edificios sobre las avenidas que rodean el Central Park deben ser los más caros seguramente, muy cerca del Central Park está el Metropolitan Art Museum.

Joust armor

Continuando la vieja costumbre del viaje por Europa, entramos al museo pese a los temibles 20 usd que desafiaba pagar la entrada; luego de recibir el mapa, pusimos todo el empeño en recorrer cada pulgada de galería humanamente accesible. Notables: Klimt, Van Gogh, Impresionismo, Armaduras y armas; esculturas griegas, romanas y francesas.

Times Square, Rockefeller Center

Luego de una refrescante visita al hostal, decidimos ir para el Downtown Manhattan a ver los edificios de noche. Alguna combinación implicaba pasar por Times Square y por suerte decidimos curiosear un poco ahí.

Times Square

Fantástico, el lugar es impresionante desde el primer momento, es mucho mas brillante de lo que podría haber imaginado o visto, los anuncios luminosos, las pantallas gigantes, los vendedores, el subte que funciona 24hs, New York realmente es una ciudad que nunca duerme. Faltaba la lluvia para darle la imagen estética perfecta de Blade Runner.

Times Square

Liberty Statue y Puente de Brooklyn

Quería subir a la antorcha... Obviamente, la cola era de más de tres cuadras, para subir al barco; antes, de un par de cuadras, para sacar el ticket y luego esperar en la base de la estatua; eso era solamanete para ir a la isla de la Estatua de la Libertad. Ni siquiera averigué cuanto salía y si era posible inclusive subir a donde quería.

Liberty Statue

La mejor opción resultó ser el recorrido en barco, desde el barco se puede ver la Skyline famosa de Manhattan, Wall Street, NYSE, el edificio de Chrysler, el Empire State aislado y otros que no conocía, el tipo del barco cuenta algunos detalles interesantes. La estatua es enorme y prolija, me asombró el detalle colosal.

Nueva York es muy atractiva y mucho más tranquila de lo que la imaginaba; un lugar en el que definitivamente también me gustaría vivir.